El aspirador es un aliado insustituible en la limpieza diaria, indispensable entre las herramientas de limpieza para eliminar rápidamente el polvo y la suciedad de todas las superficies del hogar, no solo del suelo.

El aspirador es el compañero ideal para aquellos que siempre quieren tener una casa perfecta, limpia y ordenada y gastan la mayor parte de su energía en la limpieza diaria, pero también para aquellos a los que no les gusta dedicar tiempo a quitar la suciedad.

Pero suele ocurrir que su rendimiento disminuye con el tiempo: de repente parece que la herramienta que más te gusta para tu limpieza aspira menos. Esto suele deberse a un mantenimiento deficiente del aparato.

Parece trivial, pero limpiar el aspirador después de cada uso, acompañado de una limpieza a fondo de vez en cuando, hará que el aparato funcione mejor.

Cómo limpiar un aspirador sin cable

Hay algunas cosas que deberías hacer después de usar tu aspirador. Para que el aspirador sin cable vuelva a aspirar como si fuera nuevo, es imprescindible limpiar el cepillo después de cada uso. Por lo tanto, desmóntalo e intenta eliminar el polvo y los pelos atascados entre las cerdas.

Algunos modelos de aspirador sin cable están compuestos por elementos lavables con agua: comprueba si el tuyo está entre ellos y, si es así, aclara el cepillo bajo el grifo. Deja que se seque por completo antes de volver a montar el aparato.

Hoy en día existe una gran variedad de aspiradores en el mercado. Normalmente, un aspirador sin cable es también un aspirador sin bolsa. Por lo tanto, es necesario acordarse de vaciar el depósito de recogida después de cada uso. El proceso es rápido y sencillo: un solo clic y el aparato vuelve a estar listo para su uso.

Trucos para limpiar los filtros de tu escoba a vapor

La limpieza a fondo de una escoba a vapor sin cable no se limita a estas pequeñas medidas. En función de la frecuencia de uso, es indispensable una limpieza más a fondo del aparato cada tres o cuatro meses. Esto implica no solo la limpieza rutinaria del cepillo y el depósito de recogida, sino también la de los filtros.

Algunos modelos, como Forzaspira Slim de Polti, están equipados con un filtro Hepa, indispensable para retener hasta las partículas más pequeñas de suciedad y volver a poner en circulación aire limpio. Este tipo de filtro es lavable: basta con desmontarlo y aclararlo. En este caso, es necesario un secado perfecto antes de volver a utilizar el aparato.

No olvidemos los accesorios con los que también puede hacerse el mismo procedimiento.

Garantizar una larga vida útil de tu aspirador sin cable es posible. Empieza con estos sencillos trucos.